domingo, 18 de enero de 2009

Atraída por el peligro


Kristen es hija de un asistente de producción de Los Angeles y ha vivido toda su vida rodeada de gente de cine. Nunca ha tenido una adolescencia solitaria, a diferencia de Bella Swan, la joven que interpreta en Crepúsculo que llega a un pequeño pueblo donde no conoce a nadie. "Lo único que nos emparenta es la edad: yo tenía 17 como ella cuando empezó la filmación, pero Bella es mucho más ingenua que yo, más inocente", declara muy suelta de cuerpo Kristen Stewart.

Ella sabe que las fans no la quieren tanto como a Rob. La celan un poco. La envidian. Su introducción a la película fue más pragmática. La directora la vio en la película de Sean Penn, Into the Wild, y supo que era perfecta para el rol, "por su mezcla de fuerza y vulnerabilidad". La joven actriz debutó profesionalmente a los 12 años en la película La habitación del pánico, junto a Jodie Foster. Pero su entrenamiento no la preparó para los rigores de esta superproducción.

"Es duro ser un actor siendo menor de edad, más duro que en cualquier otro trabajo en el set. Ellos no paran, pero vos tenés que ir a la escuela, te tienen que dar el desayuno. Básicamente tenés que aprender a cambiar tu cabeza, acostumbrarte a filmar escenas mien tras hacés deberes de matemáticas". Recuerda que cuando cumplió 18 recibió de regalo... tener que trabajar toda la noche por primera vez.

No la hace sentir orgullosa admitir que terminó abandonando el secundario, aunque planea retomar los estudios cuando se acabe esta locura en la que se metió. Luego vendrán los estudios universitarios. O los Oscar. Todos coinciden en que esta jovencita, tan seria y comprometida con su carrera actoral, dará que hablar.

Los que hablan ahora son los tabloides chismosos. Catherine, la directora, no ha podido callarse que la química entre sus actores ha sido excepcional. Y eso pone en tela de juicio el noviazgo de Kristen con el actor Michael Angarano. "No es que llevamos a la realidad la historia, sino que de golpe Rob y yo sentimos que nos entendíamos sin necesidad de palabras, fue muy fuerte, y nos ayudó muchísimo a llevar adelante la película, pero sigo amando a mi novio", aclara.

Se cree una mujer fuerte y le gusta que su personaje lo sea. "Parece una chica en problemas, sin embargo Bella es mucho más fuerte que el vampiro. El está siempre conflictuado, ella no". Kristen imagina que lo que atrae a las chicas que leyeron el libro, es ese sentimiento de atracción fatal que rodea a la pareja. "Estar tan atraído a algo que es tan peligroso es algo con lo que todas las mujeres nos podemos identificar -explica-. Eso nos emparenta con la historia de Romeo y Julieta"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada